Juzgado de Aguas del Azud de Alfeitamí

El Juzgado Privativo de Aguas del Azud de Alfeitamí es una de las instituciones más antiguas de Almoradí, y es la encargada de administrar y distribuir las aguas de riego por todo el territorio sobre el que se extiende su jurisdicción. 

 

El primer dato histórico que tenemos en relación con la fundación del Juzgado es el Real Decreto de Felipe II del 5 de octubre de 1583 por el que se le concedió jurisdicción propia al Juzgado con privilegio para nombrar Sobrecequiero o Juez de Aguas. 

Felipe III confirmó los nombramientos de Juez Sobrecequiero independiente, con propia jurisdicción y facultades, según los privilegios que otorgó en Valladolid el 18 de febrero de 1604. 

 

Sus Ordenanzas, hoy día en vigor, fueron aprobadas en el reinado de Carlos IV por Real Provisión de 11 de diciembre de 1793, siendo don Manuel Antonio de Santisteban, Secretario del Rey y Escribano de Cámara. y constan de una Preliminar y 36 más, conservándose su original en los Archivos del propio Juzgado. 

También se guardan acuerdos recogidos en sus correspondientes Actas que datan de 1632. 

 

Dichas Ordenanzas se dieron porque el 24 de agosto de 1790, don Pascual Girona  como Procurador Síndico General de la Universidad de Almoradí y Común de los Posesioneros de tierras regantías del Azud o presa de Alfeitamí solicitó ante el Consejo de Castilla “que cesase el Alcalde Mayor de Orihuela y el Ayuntamiento de aquella ciudad en el conocimiento de todo asunto de aguas del Azud de Alfeitamí y término de Almoradí y que el Común de la Villa nombrase Juez  que conociese de ello y practicase lo que se previene en las Ordenanzas de su gobierno.”

 

Actualmente su jurisdicción abarca 20.897 tahúllas (en 2011) comprendidas en los términos de Almoradí, Formentera, Rojales, Puebla de Rocamora, Daya Nueva, Dolores y San Fulgencio, y son titulares 2.225  herederos regantes y avenantes (en 2011). 

Está regido por la Junta Particular del mismo, compuesto por el señor Juez de Aguas; Teniente Juez y el Síndico Procurador General del Heredamiento (que tiene como misión representar a este en cualquier tribunal). Todos estos cargos se eligen cada tres años por el General Heredamiento.

 

El gobierno de cada una de las acequias se lleva a cabo de la siguiente forma: en las acequias madres o mayores (entre las que se encuentran la Mayor y la del Río), por las respectivas Juntas particulares formadas por un Síndico y dos electos de cada  una  de ellas. 

Las acequias menores tienen solamente un Síndico que se cuida de velar por la conservación del acueducto. Las personas que ostentan estos cargos también son designadas por elección de sus respectivos Heredamientos cada tres años.

 

Los acueductos de aguas vivas integrados en la jurisdicción del Juzgado de Aguas son los siguientes: 

Acequia Mayor de Almoradí, del Río, Llanos, Algalia y Don Felipe. Derivan aguas de La Mayor: la acequia de Las Parras, Brazal de Gomares, Brazal del Convento, Acequia de Cotillén, Brazal del Camino de Catral y Brazal del Bañet.

Los acueductos de aguas muertas son el Azarbe Viejo, Anilla, Gabato, Calvario, Landrona, Pino, Soler, Camino Grande, La Canal y Exterior.