San Abdón y San Senén

A San Abdón y San Senén se les han conocido siempre por “Los Santicos de la Piedra”. Igual que San Andrés, hay constancia de que sus imágenes han estado presentes en las cinco iglesias de este pueblo. Se desconoce cuando se inició la devoción a estos mártires, que pertenecían a nobles familias persas y que fueron inmolados en Roma hacia el año 250 d. C., aunque podría tener algo que ver con una enorme epidemia que comenzó en Cataluña en 1489 y que alcanzó el reino de Valencia ocasionando más de 11.000 muertos. Orihuela sufrió terriblemente aquel azote y al quedar libre de la enfermedad el día 30 julio, Orihuela –y este núcleo que padeció la plaga-, declaró fiesta oficial a San Abdón y San Senén y se acordó celebrar todos los años una procesión.

Se les denomina “Los Santicos de la Piedra”, porque es a ellos a quien desde tiempos remotos los agricultores de Almoradí se dirigían en oración, pidiendo que el granizo o la inclemencia del tiempo no destrozaran las cosechas en las que todo su empeño, esfuerzo, energía, tiempo y dinero habían empleado. A lo largo de los siglos, se ha mantenido el fervor hacia ellos porque realmente este término municipal, cuando han habido tormentas con pedrisco, siempre ha salido menos perjudicado que los de los alrededores. Es probable que alguna “ayuda” habrán tenido para obrar el prodigio motivado por el emplazamiento del término que está situado entre un sistema de sierras por un lado, y las lomas que delimitan el valle del Segura por otro, que podrían intervenir en la desviación de tormentas y borrascas. Aunque el sector agrícola ya no sea tan predominante, en ningún momento ha decrecido la devoción por los “Santicos de la Piedra” a lo largo del tiempo.

Entre los actos que se celebran en esta Feria y Fiestas, cabría destacar algunos de ellos, por la relación que guardan con la tradición de Almoradí, como son:

La lectura del Pregón de la Feria y Fiestas de Almoradí, por parte de un pregonero que suele ser un ciudadano ilustre de nuestra localidad. Además, se proclama la Reina Damas de las Fiestas.

  • La ofrenda de frutas y verduras a los Santos, a los que desde muy antiguo se les ofrenda con estos productos de la huerta, por haber protegido éstos sus cosechas.
  • El desfile del “Bando de la Huerta”, realizado por nuestra Peña Huertana “Los Santicos de la Piedra”, y la lectura del mismo, siendo el de Almoradí uno de los pocos de la provincia de Alicante que se ha mantenido con el paso del tiempo y además, conservando todo su encanto y magia de antaño.
  • La verbena popular, donde la música tradicional y popular, junto con el folklore, el buen humor y la diversión, son los protagonistas.
  • Concurso de caliche, birles y petanca, juegos tradicionales que tan sólo se encuentran en esta zona huertana.
  • Las atracciones mecánicas y la instalación de los diferentes puestos feriales que animan el centro de la localidad.
  • La instalación de la Barraca de la Juventud y la Barraca de la Tercera Edad que presentan multitud de actuaciones musicales.
  • También se hacen “despertás” por la mañana temprano al ritmo de la dulzaina y el tamboril.